Serr COCREAR es una Consultora y Escuela de Coaching Ontológico. Realiza cursos de formación y entrenamientos en coaching personal y empresarial, inteligencia emocional y comunicación con el fin de desarrollar la efectividad, bienestar y relaciones de las personas, equipos y empresas. Capacitación y consultoría organizacional.

RefleAccionar: Reflexiones para la Acción...

 CONVERSANDO

 

"Maturana ha venido postulando que no controlamos el lenguaje; es el lenguaje el que nos controla a nosotros. Como otras acciones -por ejemplo, el movimiento y la percepción-, el lenguaje es una emanación de nuestra estructura, y a su vez nos determina... La gente puede quedar atrapada por su manera de usar el lenguaje".
Dr. Patch Adams
 

Vivimos en el conversar como peces en el agua. Nuestra vida cotidiana transcurre en medio de conversaciones (internas o con otro/s). Escribir un email, responder otro, leer, reflexionar, pedir, ordenar, debatir, evaluar, preguntar, opinar... Pensar, hablar, escuchar. Nuestras conversaciones nos permiten coordinar accionar, comunicarnos y relacionarnos.
   
Aprendimos a hablar aproximadamente ... ¿a los 2 años? Aprendimos a escuchar espontáneamente... ¿Aprendimos, alguna vez, a conversar? 
   
Si no logramos comunicarnos con alguien, es probable que pensemos "no entiende lo que le estoy diciendo" y volvemos a decir, una y otra vez, lo mismo. Muchas veces sin lograr esa comunicación deseada.
  
Peor aún es cuando creemos habernos comunicado efectivamente y los resultados posteriores no son los esperados, donde surgen diálogos como:
- Pero si yo te había dicho que ...
- ¡No! Lo que tú me dijiste es que ...
- ¿Ves? Al final siempre pasa lo mismo, siempre...
  
Antes de iniciar una conversación, y si ésta es importante para nosotros, podemos tener en cuenta algunos puntos. Como, por ejemplo: ¿Está dispuesta la otra persona a escucharme? ¿Es un buen momento para iniciar la conversación? ¿Es el lugar adecuado? ¿Le interesa el tema a tratar? Y sobre todo aprender a observar (y observarme) desde dónde estoy hablando y escuchando. 

 



Decimos que el conversar es una danza entre el hablar y el escuchar. Y nos preguntamos ¿Acaso existe la danza sin el danzarín? ¿Existe un hablar o escuchar separado de la persona que habla o escucha? Expresado en palabras del biólogo chileno Humberto Maturana "Todo lo dicho es dicho por alguien a otro alguien que escucha y que podría ser él mismo". Y a partir de esta frase, que parece tan obvia, la conversación empieza a tomar vida, ya no hablamos sólo de "la conversación", hablamos de las personas que conversan. 
   
Así empezamos a darnos cuenta que escuchamos no sólo las palabras del orador, sino también su tono de voz, la emoción que transmite, su estado anímico, la postura de su cuerpo. Comenzamos a escuchar lo no dicho, los supuestos, creencias, juicios, inquietudes que llevan a quien habla a decir lo que dice. Y la persona, el ser humano que habla, adquiere de esta manera una importancia fundamental, pues es ese "alguien" que dice lo que dice. 
  
Del mismo modo observamos que la persona que está escuchando adquiere relevancia. ¿Desde qué emoción o estado de ánimo estoy escuchando? ¿Cuáles son mis juicios previos sobre quien habla? ¿Cómo es mi relación con esa persona? ¿Qué ideas tengo respecto a lo que dice? ¿Cómo está mi cuerpo? ¿Cómo afecta mi vida lo dicho? ¿Me interesa? ¿Qué es lo que quiero? 
   
Y de acuerdo a quién esté siendo quien escucha, según cómo esté, será su interpretación de lo escuchado y le dará un sentido personal. Así, quien escucha, adquiere doble importancia, pues cuando hablamos lo hacemos para ser escuchados. Y la persona que nos está escuchando, interpreta activamente lo que decimos, le da un sentido propio, y actúa según esa interpretación y sentido. 
   
Las conversaciones que mantenemos determinan nuestras relaciones. Lo que hablamos y escuchamos, lo que nos decimos a nosotros mismos, determina el mundo de acciones que es posible para nosotros. Por ello el desarrollo de nuestras competencias conversacionales puede llevar a nuestra vida mayor efectividad y bienestar.

 

 
   Pablo Buol

 

"Te hablas demasiado a ti mismo. Todos lo hacemos.
Mantenemos nuestro mundo con nuestro diálogo interno".

Carlos Castaneda


 

Lo que somos se construye en nuestras conversaciones históricas acerca de nosotros mismos, incluyendo las narrativas históricas en las cuales nacemos sin tener conciencia de ello. 

Las conversaciones de la vida de un individuo surgen desde estas narrativas históricas. Ellas fundamentan sus intereses, posibilidades y estándares para actuar y enjuiciar acciones. Ya estamos en medio de estas narrativas antes de efectuar ninguna acción; antes de hablar o escuchar en cualquier conversación. 

Fernando Flores

 


Los diez virus del lenguaje

  1. No hacer pedidos.

  2. Vivir con expectativas no comunicadas.

  3. Hacer pedidos poco claros.

  4. No observar el tono del pedido.

  5. Prometer incluso cuando no se tiene claro lo que se ha pedido.

  6. No rehusar los pedidos.

  7. Faltar a las promesas sin preocuparse: socavando la confianza.

  8. Tratar las valoraciones como si fueran la verdad o como afirmaciones (hechos).

  9. Hacer juicios sin un fundamento riguroso.

  10. Hacer afirmaciones y declaraciones fantásticas.


Dr. Matthew Budd


 



Escuchar

 

Había una vez un hombre que tenía una cabaña en las montañas. Cada sábado por la mañana conducía hasta su cabaña por un peligroso camino lleno de curvas cerradas, abismos sin vallas protectoras y engañosos virajes.

Una mañana de sábado, el hombre se dirigía a su cabaña. Al aproximarse a una de las curvas redujo la velocidad. De repente, del otro lado de la curva surgió un auto casi fuera de control. El auto estuvo a punto de caer por el abismo pero en el último segundo su conductor consiguió ponerlo de nuevo en el camino. El auto avanzaba zigzagueando.

¡Dios mío!, pensó, ¡va a estrellarse conmigo!.

El auto se avalanzó sobre él estrepitosamente. Justo cuando estaba a punto de golpearlo -en el último momento- se desvió bruscamente hacia su carril. Al pasar junto a él una mujer asomó su cabeza por la ventanilla y le gritó a todo pulmón "¡¡¡ Cerdo!!!".

¿Qué?, pensó él. ¿Cómo se atreve a llamarme así? ¡Estaba exasperado por el insulto! De manera instantánea gritó: "¡¡¡Cerda!!!", mientras ella continuaba su camino.

"¡Yo estaba en mi línea!" ¡Era ella la que venía de un lado a otro!", rezongó. Luego comenzó a controlar su ira; sonrió y se sintió complacido por su pronta y aguda respuesta. "Le di su merecido", pensó muy altivo.

Acto seguido, pisó el acelerador a fondo, tomó velocidad alrededor de esa curva ciega... ¡Y se estrelló con el cerdo!
 


 

Sólo una Naranja

 

Al llegar de la escuela dos hermanos entraron gritando:
-Queremos una naranja.
Había una sola. Pero, sin entrar en detalles ni averiguar más, la madre les dijo que sí y que enseguida les llevaría la fruta al comedor.
En la cocina cortó la naranja por la mitad y llevó ambas mitades a la mesa.
Al ver sus platos, ambos niños comenzaron a llorar.
-¿Qué pasa? He sido lo más justa posible. ¿Por qué lloran?
-Yo -dijo uno de los chicos- porque sólo necesitaba la cáscara para hacer una artesanía.
-Y yo -completó el otro- porque sólo quería tomar el jugo.

   

El Coaching ontológico

El Coaching Ontológico es un proceso fundamentalmente liberador del sufrimiento y de las creencias condicionantes que nos limitan. Nos conecta con nuestros recursos y con nuestra capacidad de intervenir en el mundo, logrando mayor bienestar y efectividad en el logro de los resultados que nos importan.

El Coaching Ontológico desarrolla la actitud y la aptitud para generar nuevas ideas, para crear nuevas posibilidades, para descubrir nuevos significados, para inventar nuevos caminos, para encontrar nuevas conexiones, ya sea en el nivel individual o en el social. Es poder "soltar" lo seguro-conocido, para iniciar un "viaje" a la región de lo "aún no explorado", para atreverse a diseñar un por-venir acorde a nuestras inquietudes.


Curso Coaching
APRENDE UNA NUEVA PROFESIÓN Y MEJORA TU CALIDAD DE VIDA !!!

Las personas que aprenden coaching tienen en su repertorio la capacidad para empatizar, para escuchar, para guiar hacia una visión ambiciosa a las personas con las que se relaciona, para hacer las preguntas más poderosas, para extraer el máximo potencial de sus colaboradores, para influenciar más efectivamente en sus pares y en sus jefes a través de una conducta más integradora y cohesionadora.

Sin duda, aprender y entrenar las habilidades de coaching implica unos beneficios radicales para toda persona, y supone un antes y un después en su vida y en su carrera profesional. Estos son los beneficios más comunes:

+ Aumenta su seguridad y autoconfianza.
+ Se convierte en una persona más influyente en su entorno, con más capacidad de liderazgo y efectividad.
+ Potencia su inteligencia emocional: empatía, asertividad, control emocional.
+ Conoce mejor sus fortalezas y debilidades.
+ Conoce las palancas que movilizan a las personas hacia el cambio.
+ Aprende a extraer el máximo rendimiento de las personas a su cargo.
+ Deja una huella positiva en los equipos con los que trabaja.
+ Le hace progresar en su carrera profesional.
+ Aprende a lograr resultados extra-ordinarios en su vida.

No cabe duda, por tanto, que una persona que no tenga habilidades de coaching estará perdiendo un porcentaje altísimo de su potencial. Quedará seguramente estancado profesionalmente en el mejor de los casos, cuando no marginado o despedido. En un mundo vertiginoso donde el cambio es lo único permanente, el profesional formado en coaching sabrá gestionar dichos cambios con mayor éxito, y sabrá conectar con más profundidad con las necesidades de las personas con las que trabaja y se relaciona.

Efectividad, Bienestar, Poder, Libertad... son los cuatro pilares del coaching que una persona debe dominar si quiere alcanzar sus máximos niveles de desempeño, motivación, logros y calidad de vida.

Contáctese con nosotros:

Por email: cocrear@cocrear.com o cocrear@yahoo.com
Teléfonos: (1305)432-2989
WhatsApp: (+502)43942728